Estrés y Fertilidad

El estrés se ha vuelto un problema mucho más común en el último siglo y por ende se ha vinculado con problemas de fertilidad. 

Las mujeres en la actualidad adquieren estrés por diferentes motivos como son el trabajo, complicaciones de relaciones y al mismo tiempo, se suma también el estrés de no poder quedar embarazadas en un lapso de un año debido a que se considera que toda pareja que lleva un año o más teniendo relaciones sexuales normales y sin ningún tipo de anticonceptivo, debe pensar que puede tener un problema de fertilidad. Sin embargo, la mayoría de los problemas de fertilidad son reversibles y se los puede solucionar.Por otro lado, el hecho de presentar estrés al no poder tener un hijo, provoca que se bloqueen ciertos sistemas que intervienen en la fertilidad de una pareja, en la mujer se bloquea a nivel de la glándula llamada hipotálamo y ella impide la creación de las hormonas FSH y LH que repercuten sobre la producción de los óvulos en los ovarios, es por ello que la mujer podría no ovular o el óvulo podría llegar a ser de mala calidad y eso generaría que no se cree un embrión al momento de unirse el espermatozoide con el óvulo. En el hombre, el estrés también podría ocasionar que exista un bloqueo a nivel del hipotálamo y esto conduce a que ocurra una disminución de testosterona o de la hormona luteinizante, la cual causa que la formación del espermatozoide no se realice correctamente, es por esto por lo que disminuye la cantidad y la calidad de los espermatozoides.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *